Oliveres Künzi, Arnau

Estudiaba música moderna y tradicional cuando, a raíz de unas molestias que sentía al tocar, entró en contacto con la medicina china.

Como músico habia aprendido algunas cosas sobre la escucha, el movimiento y la espontaneidad, y como paciente descubrió que la medicina china, además de aportarle bienestar y vigor, también le enseñaba a sentirse más lúcido y sincero.

Actualmente, después de comprender que tanto la música como la medicina pueden propiciar el acercamiento de cada uno a su propia naturaleza, sigue formándose en el arte de la medicina china clásica e investiga cómo preservar sus propuestas en el Occidente contemporáneo.