Plana, Antonio

Ha desarrollado su vida profesional vinculada al mundo jurídico, desde la abogacía a la enseñanza. Pero lo más destacable para él ha sido ser un «buscador» durante casi treinta años.

Tras practicar mucho tiempo e intensamente zen y budismo tibetano, un día descubrió a Nisargadatta Maharaj, y desde ese momento su búsqueda fue oriéntandose cada vez más a sus enseñanzas.

Sin embargo, no podía poner esas enseñanzas en un contexto histórico, saber el cómo pasó, encontraba que faltaban detalles y que la información accesible era incompleta o abiertamente contradictoria. Un día se fue a India y comenzó a buscar directamente.