¿Por qué conservar los libros?

El nuevo «archivo físico» del «archivo de internet»

Internet Archive empieza a hacer copias de seguridad de libros digitales... en papel

Si quieres copias de seguridad reales a largo plazo de los e-books digitalizados, entonces no busques más allá de un «árbol muerto». Al menos, ese es el consenso del proyecto Internet Archive, que ha anunciado un ambicioso plan para almacenar un ejemplar físico de todos los libros publicados en el mundo. 

«Internet Archive está construyendo un archivo físico para la conservación a largo plazo de una copia de cada libro, disco, y película que seamos capaces de atraer o adquirir... El objetivo es conservar una copia de cada trabajo publicado», escribe Brewster Kahle, de AI, en una larga entrada de blog sobre el plan.

Kahle cita una serie de razones para querer conservar copias físicas de las obras que se están digitalizando, por ejemplo, puede surgir un conflicto acerca de la fidelidad de la versión digital, y sólo el acceso a una copia del original podría resolverlo. Kahle también le dijo a Kevin Kelly que con el tiempo querremos volver a escanear estos libros en una resolución aún mayor, por lo que las copias digitales estarán esperando cuando lo hagamos.

Otra razón para mantener una copia física, y que Kahle no menciona, es que el problema de almacenamiento digital a largo plazo todavía no está completamente resuelto. La nube como un medio de almacenamiento a gran escala sólo ha surgido recientemente, y, definitivamente, no es perfecta como medio de archivo a largo plazo. Archivistas digitales señalan desde hace mucho que, dado un tiempo suficiente, la pérdida de datos es un problema incluso para sistemas de almacenamiento altamente redundantes y disponibles.

A parte del fenómeno bien conocido de la podredumbre de bits, los bits pueden volverse del revés por un número de razones mientras atraviesan una red y múltiples montones de software, y ECC y otros sistemas de seguridad no detectan el 100% de estos errores. Así que, en una línea de tiempo lo suficientemente larga con un sistema lo suficientemente grande y complejo, estos bits del revés no detectados se empezarán a acumular.

Siendo realistas, Kahle y compañía esperan preservar 10 millones de libros, de los unos 100 millones publicados estimados. Estos serán embalados en contenedores con clima controlado, y almacenados en una instalación en Richmond, CA, que se inaugura este mes.

Kahle describe los detalles de la conservación física de la siguiente manera:

• Los libros están catalogados y tienen hojas de papel sin ácido insertadas, con información sobre el libro y su ubicación,

• Cada caja almacena aproximadamente 40 libros con una etiqueta en el exterior,

• Cada palé contiene 24 cajas,

• 40 contenedores modificados de envío se utilizan como entornos seguros e individualmente controlables a 50 o 60 grados Fahrenheit y 30% de humedad relativa,

• Edificios contienen los contenedores y los sistemas ambientales,

• Organizaciones sin fines de lucro poseen y protegen la propiedad y sus contenidos.

Con el fin de alcanzar su objetivo de recoger un ejemplar de todos los libros que jamás se han hecho, el Internet Archive está solicitando aportaciones de libros de todo el mundo de las bibliotecas de coleccionistas particulares.

Jon Stokes, para Wired

Fuente: Wired