Colaboración mensual con la Revista Cáñamo

Hace más de un año que Fernando Pardo, editor de La Liebre de Marzo, colabora con la Revista Cáñamo con un artículo mensual que trata sobre los más diversos temas.

Os ofrecemos en primicia un aperitivo de su texto «¿El mejor de los mundos posible?», que aparecerá próximamente en Cáñamo:

El sufrimiento y los desastres parecen estar muy por encima de los pocos momentos felices. Siempre que se ha intentado crear un medio de comunicación que solo diera buenas noticias ha fracasado estrepitosamente. Hasta cuando se trata de los medios convencionales, los telenoticias, que antes eran una fuente más o menos objetiva de lo que ocurría en el día a día, se han ido escorando a un periodismo estilo «El Caso». Suelen abrirse con grandes catástrofes o espeluznantes crímenes.

El tenista John McEnroe decía que perder jodía el doble que la alegría que daba ganar. Aunque suela mantenerse en secreto, los sueños de las personas tienden más a lo negativo. Hasta existe un término específico, pesadilla, para referirse a los sueños angustiosos que suele tener mucha gente.

El budismo nos dice que tanto el sufrimiento como el gozo son pasajeros y transitorios. Pero para la mayoría de las personas está claro que es únicamente el gozo el que parece ser transitorio, mientras que el sufrimiento da la sensación de eternizarse.

Nos es difícil predecir un futuro halagüeño y tampoco nos sirve hacer caso a los científicos. A muchas personas les parece de lo más lógico confiar en el conocimiento de los expertos; gente capaz de sintetizar la información, cuanto menos de un campo del saber, y hacerla comprensible a los pobres legos como nosotros. Da la sensación de que es algo preferible a formar nuestras opiniones a partir de lo que dicen las personas que saben posiblemente tan poco como nosotros; el caso de los tertulianos de los medios de comunicación. Pero no debemos olvidar que en muchas ocasiones los especialistas discuten entre ellos y no se ponen de acuerdo. Incluso en el caso de que tengamos la sensación de que existe un amplio consenso, siempre hay algunos disidentes que apoyan su caso con estadísticas impresionantes y con un lenguaje científico formidable.

A este respecto existe un fenómeno que acojona un pelín. Sobre temas de interés general nos encontramos constantemente con impactantes estudios y referencias que llevan a conclusiones radicalmente opuestas. Aunque todas se amparen en la ciencia. Dichos análisis tienen la sospechosa tendencia a llegar exactamente a las conclusiones que aquellos que llevan a cabo el estudio consideran deseables. Hablemos del tema que hablemos, siempre encontraremos algún medio de comunicación que disfrute diciéndonos que una rigurosa y objetiva evaluación científica prueba que la ideología que ellos representan es la correcta.

Seguir leyendo en Revista Cáñamo...

Algunos títulos anteriores de la sección de Fernando, Viaje a Isla Tortuga:

«Si 6 fuera 9», «Jimi Hendrix: 40 aniversario», «La gran ola o el Nirvana psiquedélico», «Secantes y estrellas: el nacimiento de la contracultura psiquedélica en Amerika», «Miedo y asco en el cosmos: Las vidas de Hunter S. Thompson», «El espejismo de la psiquiatría», «Electroeleusis y Tecnoicaros (I)», «Genes 0.1», «El Buda cuántico», «Neuroteología: Neuronas divinas o estafa cósmica», «Neuroteología(II): ¿Verdad incómoda o mentira cómoda?», «El té lisérgico de las cinco: LSD», «Canadá Trip. El nacimiento de la psiquedelia», «Psicología evolucionista: La ciencia del culebrón», «El cerebro expansivo»...