El Beat del Budismo: Allan Badiner

Los lectores puede que conozcan a Allan Badiner, escritor, activista, y profesor del California Institute of Integral Studies, como editor de las sobresalientes antologías Dharma Gaia: A Harvest of Essays in Buddhism and Ecology y Mindfulness in the Market Place: Compassionate Responses to Consumerism. Otro de los temas de investigación de Allan ha sido la relación entre el budismo y la psicodelia en Estados Unidos. Su trabajo en este campo ha producido no sólo un libro fascinante, Zig Zag Zen: Buddhism and Psychedelics, sino también un curso en CIIS el pasado verano: «Budismo y psicodélicos», una oferta online abierta a estudiantes de fuera de CIIS. Fue una exploración de un semestre de la historia de las drogas y el dharma.

Nos encontramos con Allan para discutir el curso, y las diversas formas los budistas han entendido la experiencia psicodélica.

¿Por qué enseñar una clase sobre budismo y psicodélia? ¿Por qué es este un tema importante?

Desde que los psicodélicos entraron en uso en Occidente, el budismo ha tenido que tratar con eso. La mayoría de los investigadores y personajes clave en el movimiento psiquedélico también tienen experiencia en la filosofía y las prácticas del budismo, y casi todos los maestros budistas de la primera generación en Europa y América tienen psicodélicos al acecho en su pasado. Hace veinticinco años, las puertas del zendo y salas de meditación estaban prácticamente inundadas por jóvenes que había experimentado significativamente con la psicodelia, y ahora estaban buscando una manera más sostenible de continuar su desarrollo espiritual.

Dado el objetivo común de ambas actividades, el alivio del sufrimiento y la liberación de la mente, es probable que una persona en un camino de auto-conocimiento examine de cerca tanto el budismo como la psicodelia, y trate de llegar a algún entendimiento sobre cada uno.

En el campo de la medicina existe un renovado interés en los poderes curativos de las plantas medicinales psicoactivas. Incluso en el clima político actual, el Gobierno sanciona una multitud de estudios sobre los beneficios de las drogas psicodélicas. Si sufres una depresión intratable, por ejemplo, ¿te gustaría tomar medicamentos el resto de tu vida cuando existe la posibilidad de que comiendo un hongo puedas librarte definitivamente de esta condición?

Mientras que el uso medicinal ha desempeñado y seguirá desempeñando un papel importante, es evidente que la necesidad de alterar la conciencia de uno es primaria –al igual que el impulso de saciar la sed, el hambre o el deseo sexual. Este impulso de alterar el estado de la mente es indiscutiblemente universal. El budismo se interesa fundamentalmente en los deseos de los seres humanos, y ofrece una gran cantidad de sabiduría y prácticas para lidiar con ellos.

Sigue leyendo la entrevista en Shambala Sun (en inglés).