La acupuntura japonesa del Dr. Manaka

Las ideas y contribuciones del Dr. Yoshio Manaka en el campo de la medicina tradicional oriental (Del «Prólogo a la edición española» del libro En pos de la cola del dragón).

La acupuntura y su campo más amplio, la medicina tradicional oriental (MTO) han ido goteando en el Oeste desde hace varios siglos. Las primeras apariciones, desde el final de los 1600 hasta los 1800, fueron pequeñas ondas que asomaron y desaparecieron. En el período posterior a la Segunda Guerra mundial estas ideas empezaron a penetrar con más fuerza en la cultura occidental, primero en Europa, en los cincuenta, y después, a partir de los setenta, por todo el mundo.

Pero no debemos olvidar que al mismo tiempo que las miradas de los occidentales se volvían hacia Oriente, las culturas orientales habían estado importando el pensamiento y las tecnologías occidentales, incluso con mayor agresividad. La traducción que hizo Sugita Gempaku de un texto holandés de anatomía al final de los 1700 inició en Japón una revolución en los modos de pensar y de hacer. Lo occidental había penetrado en Oriente y echado allí raíces profundas antes de que la ola presente de interés en acupuntura comenzase tras la Segunda Guerra mundial. Este proceso inicia uno más largo y lento de aculturación mutua, donde ideas y métodos se mezclan, se interpenetran y se influencian unos a otros. Este proceso está ya tan enraizado que muchas de la formas de medicina asiática que vemos en Occidente nos parecen familiares precisamente por las corrientes de pensamiento occidental que circulan por su interior. Este proceso de cruce cultural es muy amplio y profundo, y ocasionalmente aparecen personas que juegan en él un papel importante. El Dr. Yoshio Manaka fue, en mi opinión, una de ellas.

El Dr. Manaka fue un hombre que estaba en ambos mundos, capaz de mirar en las dos direcciones. Como médico y cirujano no perdió mucho tiempo antes de estudiar medicina herbaria y acupuntura. Versado en chino clásico y moderno, además de en japonés, francés, alemán e ingles, con nociones de otras lenguas, como el ruso, el coreano y el sánscrito, fue un lector y estudioso voraz. No solo estudió hasta ser un erudito en la literatura tradicional, sino que se mantuvo al día de la documentación que iba apareciendo en esas lenguas. También se mantuvo al día de los progresos en medicina, biología y física. Encontró la manera de tratar sin discriminación tanto las corrientes occidentales como las orientales, tarea de la que han sido capaces muy pocos investigadores tanto anteriores como posteriores a él. Además de esos logros intelectuales, fue un reputado clínico, con resultados impresionantes. No solo eso, sino que fue un investigador, escritor, poeta, pintor y escultor. En resumen, fue un individuo excepcional, con una amplia gama de habilidades, ideas y conocimientos.

Tengo el honor de haber estudiado, practicado, enseñado, investigado y escrito en ingles durante más de treinta años sobre el Dr. Manaka. Tuve el honor muy especial de ser invitado como interno en su hospital de Odawara en 1986 y 1988 para ayudar a escribir este libro, En pos de la cola del dragón. Desde entonces estuve los primeros años en USA, y desde hace diecinueve he vuelto a Europa. En pos de la cola del dragón es la culminación de mucho del trabajo del Dr. Manaka, publicado primero en ingles, traducido al alemán y ahora, en esta edición, al español. Las ideas, métodos y contribuciones del Dr. Manaka se han expandido por el mundo, y se enseñan en USA, Europa, Australasia, Asia y Sudamérica.

Siento que el legado del Dr. Manaka es tan grande que pueden ser de ayuda algunos comentarios sobre sus contribuciones teóricas y filosóficas en el campo de la acupuntura. Sus modelos biológicos, fisicos y energéticos sobre la energía humana son considerablemente más amplios y profundos que cualquier otro con el que me haya topado. Son enormemente interesantes, relacionando directamente la teoría de la medicina tradicional oriental con los nuevos avances en las ciencias físicas occidentales.

Tradicionalmente la ciencia occidental se funda sobre la suposición de que existe un mundo objetivo, objetivamente medible y observable, y que este puede reducirse a sus componentes básicos independientes. Estas partes obedecen leyes inmutables, lo que permite predecir el comportamiento de todas las cosas, animadas o no. En el siglo xix este concepto se probó como inmensamente útil, permitiendo un increíble crecimiento industrial y tecnológico. Tan grande ha sido este éxito, que virtualmente toda la infraestructura de las ciencias médicas y biológicas modernas se funda en estas mismas suposiciones básicas.

Sin embargo, la física moderna ha llegado a un modelo del mundo muy alejado de las suposiciones de la ciencia del diecinueve. Ya no es tan claro que se puedan describir las cosas como objetivamente medibles, observables, y reductibles a sus componentes básicos. El mundo está compuesto de multitud de capas, con interacciones complejas entre todas ellas. La mayoría de lo que existe está, en realidad, oculto, nos resulta inobservable e inmedible. El mundo como lo conocemos es más bien como las ondas en la superficie de un estanque. Lo que antes llamábamos «espacio», significando «la ausencia de algo», se ha descrito como «un holomovimiento en el que hay un inmenso mar de energía… que ha de entenderse en términos de un orden implícito multidimensional». Como ese «inmenso mar», la mayor parte del mundo está oculta para nosotros.

Casi toda la investigación en acupuntura se ha enfocado en la búsqueda de modelos de acción decimonónicos para explicar que es y porqué funciona. Es muy curioso que se usen los preceptos filosóficos básicos del diecinueve (reduccionismo, dualismo y causalidad) para explicar un modelo que desde muchos puntos de vista es holístico, y que emplea un modo de pensar causal no reductible, no dualista y no lineal. Si vamos a utilizar la información y los modelos desarrollados por la biomedicina y por la acupuntura, hemos de en contrar otro marco conceptual más amplio en el que fundar nuestro modelo, un marco que sea capaz de abarcar los dos sistemas.

El mayor problema sigue siendo el de la metodología, el de las suposiciones subyacentes y la cosmovisión del paradigma científico. No será posible describir una vision del mundo solamente con los término de otra, es necesario encontrar otro enfoque que abarque ambas sin alterar radicalmente ninguna de ellas. Este es un problema profundo que se han preguntado muy pocos investigadores en acupuntura, y mucho menos lo han trabajado o resuelto. El Dr. Manaka es una de esas personas excepcionalmente dotadas que aparecen en cada generación que pueden ver en el futuro e iluminarlo con un rayo que sirva de guía a los demás. Es obvio que su trabajo teórico se ha dedicado a preguntarse y a enfocarse sobre esta cuestión. A través de sus modelos de cómo funciona la acupuntura, de qué son el qi, los meridianos o los acupuntos, ha definido un nuevo enfoque que abarca los valores filosóficos y suposiciones de ambas culturas. Este libro muestra su vision y sus métodos sobre cómo juntar estas diferentes corrientes de pensamiento en un todo más unificado sin que ello suponga violar ninguna de las dos.

El corazón de su modelo teórico yace la noción de que las teorías y reglas de la acupuntura (yin-yang, cinco fases, qi, meridianos, acupuntos, etc.) pertenecen a un sistema de señales biológicas mucho más amplio, inobservable, que opera a niveles muy bajos de energía y que es muy sensible a «estímulos minúsculos». Este sistema aparece en el curso de la evolución y queda después obsoleto por otros sistemas de señales más eficientes, como el hormonal, el nervioso y otros. Sin embargo, el sistema primitivo de señales queda en el cuerpo, sigue operando continuamente a niveles no observables, y se manifiesta claramente sólo si el nivel energético del estímulo es el adecuado. Trabaja en cooperación con los sistemas más modernos, y tiene la función de regulación global.

Pero este libro es MUCHO MÁS que esto. El verdadero genio de Manaka estaba en su habilidad para que estas ideas resultasen clínicamente eficaces. Este libro describe no solo su enfoque de tratamiento en cuatro pasos básicos, sino que ofrece tratamientos ampliamente elaborados para cada uno de ellos y alternativas para cuando no sean suficientes. Con los métodos de este libro es posible tratar prácticamente a cualquier paciente que venga a acupuntura, y ayudar o mejorar de modo significativo a casi todos ellos.

En pos de la cola del dragón cubre un territorio tan amplio y rico, y con tal detalle, que como libro resulta atemporal, y esta traducción al español viene en el momento adecuado en el que las ideas del Dr. Manaka van penetrando cada vez más profundamente en su campo. Gracias a mi amigo Manuel Rodríguez Cuadras por su reconocimiento y apoyo al trabajo del Dr. Manaka y por esta importante traducción.

Stephen Birch

(Associate Professor, Kristiania University College, Department of Health Sciences, Oslo, Norway.)

El libro En pos de la cola del dragón, del Dr. Yoshio Manaka, está publicado en castellano por La Liebre de Marzo.

Puedes descargarte un fragmento o adquirir el libro aquí.