La mente distraída y por qué importa

La gente pasa el 46,9 % de sus horas de vigilia pensando en algo distinto de lo que están haciendo, y esta mente errante los hace infelices. Así lo afirma un estudio que utilizó una aplicación web para iPhone para obtener 250.000 puntos de referencia sobre los pensamientos, sentimientos y acciones de los sujetos mientras se ocupaban de sus vidas.

La investigación, realizada por los psicólogos Matthew A. Killingsworth y Daniel T. Gilbert de la Universidad de Harvard, apareció en la revista Science.

«Una mente humana es una mente que vaga, y una mente errante es una mente infeliz», escriben Killingsworth y Gilbert. «La capacidad de pensar en lo que no está sucediendo es un logro cognitivo que tiene un coste emocional».

A diferencia de otros animales, los humanos pasan mucho tiempo pensando en lo que no está pasando a su alrededor: contemplando acontecimientos que sucedieron en el pasado, podrían suceder en el futuro, o podrían no suceder nunca. De hecho, la mente errante parece ser el modo de funcionamiento por defecto del cerebro humano.

Para el seguimiento de este comportamiento, Killingsworth desarrolló una aplicación para iPhone que contactó con 2.250 voluntarios a intervalos aleatorios para preguntar lo felices que eran, lo que estaban haciendo en ese momento, y si estaban pensando en su actividad actual o en otra cosa que era agradable, neutra o desagradable.

Los sujetos podían elegir entre 22 actividades generales, como caminar, comer, ir de compras y ver la televisión. De promedio, los encuestados informaron que sus mentes estaban vagando el 46.9 % del tiempo, y no menos del 30% del tiempo durante cada actividad, excepto hacer el amor.

«La mente distraída parece omnipresente en todas las actividades», dice Killingsworth, estudiante de doctorado en psicología en Harvard. «Este estudio muestra que nuestra vida mental está impregnada, en grado notable, por el no-presente».

Killingsworth y Gilbert, profesor de psicología en la Universidad de Harvard, encontraron que la gente era más feliz cuando hacía el amor, hacía ejercicio o participaba en una conversación. Eran menos felices cuando estaban descansando, trabajando o usando un ordenador.

«La mente distraída es un excelente predictor de la felicidad de la gente», dice Killinsworth. «De hecho, la frecuencia con la que la mente deja el presente y donde suele ir es un mejor predictor de nuestra felicidad que las actividades en las que estamos inmersos».

Los investigadores estimaron que sólo el 4,6 % de la felicidad de una persona en un momento dado era atribuible a la actividad específica que él o ella estaban haciendo, mientras que el estado de mente errante de una persona representaba alrededor del 10.8 % de su felicidad.

Análisis de lapsos de tiempo realizados por los investigadores sugieren que la mente errante de sus sujetos era en general la causa, no la consecuencia, de su infeliidad.

«Muchas de las tradiciones filosóficas y religiosas enseñan que la felicidad se encuentra viviendo en el momento, y los practicantes son entrenados para resistir la mente errante y estar "aquí y ahora"», Killingsworth y Gilbert comentan en Science. «Estas tradiciones sugieren que una mente errante es una mente infeliz».

Esta nueva investigación, dicen los autores, sugiere que estas tradiciones están en lo cierto.

Los 2.250 sujetos del estudio de Killingsworth y Gilbert oscilan en edades entre 18 y 88, representando una amplia gama de niveles socioeconómicos y ocupaciones. El 74% de los participantes del estudio eran estadounidenses.

Más de 5.000 personas usan ahora la aplicación de iPhone.

Fuente: Harvard Gazette