La respiración holotrópica

Un nuevo enfoque a la autoexploración y la terapia

Ya podéis encontrar en las librerías el nuevo libro de Stanislav y Christina Grof, La respiración holotrópica.

La respiración holotrópica constituye un poderoso método de autoexploración y terapia que utiliza una combinación de medios aparentemente simples: respiración acelerada, música evocativa y un tipo de trabajo corporal que ayuda a la liberación de bloqueos bioenergéticos y emocionales residuales. Las sesiones por regla general se llevan acabo en grupo; los participantes trabajan en parejas y se alternan en los papeles de respirador y «cuidador». El proceso está supervisado por facilitadores certificados, que ayudan a los participantes cuando se necesita un intervención concreta. Tras las sesiones de respiración, los participantes expresan sus experiencias pintando mandalas y comparten en pequeños grupos los relatos de sus viajes interiores. Se utilizan entrevistas de seguimiento y diversos métodos complementarios, si ello es preciso, para facilitar la integración de la experiencia de respiración.

En su teoría y práctica, la respiración holotrópica combina e integra distintos elementos de la psicología profunda, la investigación moderna de la consciencia, la psicología transpersonal, las filosofías espirituales orientales y las prácticas nativas de sanación. Difiere en gran medida de las formas tradicionales de psicoterapia, que principalmente utilizan métodos verbales, como el psicoanálisis y otras distintas escuelas de psicología profunda derivadas de éste. Comparte ciertas características con las terapias experienciales de la psicología humanista, como la práctica Gestalt y los enfoques neoreichianos, acentuando la expresión emocional directa y el trabajo corporal. Sin embargo, el rasgo característico de la respiración holotrópica es el de utilizar el potencial curativo intrínseco de los estados no-ordinarios de consciencia.

(Fragmento del Capítulo 2, «Los fundamentos teóricos de la respiración holotrópica»)