La teoría de la relatividad

Cuando la gente se da cuenta de lo que es la belleza,

aparece también el concepto de fealdad.

Cuando la gente descubre qué es la bondad,

surge también la noción de maldad.

El ser y la nada se producen el uno al otro.

Fácil y difícil se crean entre ellos.

Largo y corto se ponen de manifiesto uno al otro.

Alto y bajo se apoyan  mutuamente.

Sonido y voz  armonizan entre sí.

Delante y detrás se siguen uno a otro.

Cuando decidimos crear (o hacer) algo, hay un contrario residual que se crea inadvertidamente. No lo reconocemos de inmediato ni, por lo general, lo reconocemos. Una vez que hacemos uno, las diez mil cosas siguen.

El Maestro Zen Seung Sahn siempre decía «¡No hagas nada!».

Si somos capaces de vivir libres de nuestro hábito de etiquetar o crear una nueva construcción, podremos ver la verdad tal como se desarrolla en este mismo momento.

Descárgate el capítulo «La teoría de la relatividad» del libro El tao habla. Los susurros de sabiduría de Lao-Tzu.

Fuente: Zen Mirror