Los Grof en Barcelona

(Stan y Christina Grof, charla informal en el bar del Hotel Regina, traducción Ben de Loenen. ¡Disculpad los sonidos perinatales de fondo!)

Stan y Christina Grof nos visitaron para hablar de su último libro y de muchas cosas más. Aprovechando su rápido paso por Barcelona La Liebre de Marzo organizó un encuentro informal, formato que pensamos repetir en otras ocasiones pues resultó muy fructífero. Como los medios de comunicación convencionales son poco propensos a hablar de las materias que a nosotros nos entusiasman, y cansados de que vengan algunos que no tienen ni idea del tema, decidimos reunir a una serie de amigos que conocen bien la obra de Grof y que a la vez suelen colaborar en medios que nos son más afines y que tienen blogs muy seguidos en Internet. Acudieron a nuestra llamada, entre otros, Josan director de Cuerpo Mente, Arjuna, creador de una magnifica revista sobre la consciencia en la Red, yogui y terapeuta gestalt, Jose Carlos Bouso, investigador de primera línea con psiquedélicos y psicólogo muy interesado en los estados transpersonales, junto a Ben de Loenen, incansable propagandista de las terapias con ibogaina que fue un excelente traductor de nuestra conversación con los Grof. También estuvieron presentes varios miembros de la Associacio Catalana Transpersonal que grabaron un saludo de los Grof para las Jornadas Transpersonales.

Partiendo de su libro sobre respiración holotrópica se tocaron infinidad de temas, desde la terapia con psiquedélicos al importante papel terapéutico de los estados modificados de consciencia, u holotrópicos según la cartografía de Stanislav Grof.

Todos quedamos encantados con su sabiduría y su sencillez. Stan tuvo la delicadeza de dar mucho la palabra a Christina que no había estado antes en Barcelona y que nos habló con detalle sobre las emergencias espirituales y sobre la adicción, dándole a está un enfoque muy original que la relacionaba con la espiritualidad.

A la última pregunta que le hizo Josan de cómo influyó en su vida el primer viaje que hiciera con LSD en Checoslovaquia en la década de los cincuenta, tras reflexionar unos instantes, reconoció que aquel día transformó su vida en todos los sentidos y que todo lo que ha hecho después es fruto de aquella experiencia inolvidable. Hoy, con ochenta años, seguía fiel a todo lo que le había proporcionado este seminal momento. Genio y figura.

(Fotos: Mauro Bianco)