Maestros budistas y de yoga apoyan al «Ocuppy Movement»

«We need a cool revolution». El erudito budista, y amigo personal hace mucho tiempo del Dalai Lama, Robert Thurman (si, padre de Uma), se dirigió a la multitud de Occupy Wall Street en 12 de Octubre

Más de 100 maestros budistas y de yoga firman una carta abierta apoyando al Occupy Movement (el equivalente del 15M a la americana), incluyendo a Sharon Salzberg, Stephen Batchelor, Roshi Joan Halifax, Testu'un David Loy, Dr. Robert Thurman, Jack Kornfield, Zoketsu Norman Fischer...

«Como maestros y líderes de comunidades que promueven el desarrollo de la compasión y atención, escribimos para expresar nuestra solidaridad con el "Occupy Movement", activo ahora en más de 1.900 ciudades en todo el mundo.

Nos inspiran particularmente las tácticas no violentas de este movimiento, sus métodos de auto-gobierno, y sus comunidades emergentes basadas en la comunicación abierta (asambleas generales, el micrófono humano, la inclusión de voces diversas, etc). Estos campamentos son un terreno fértil para ver nuestra sabiduría inherente y nuestra capacidad de despertar. Animamos a todos los maestros, líderes, sanghas y comunidades que buscan el despertar a unirse a estos inspiradores activistas, si aún no lo han hecho, en el trabajo para poner fin a las desigualdades extremas de riqueza y poder que causan tanto sufrimiento y devastación para la sociedad humana y ecosistemas de la tierra.

Este movimiento ha dado voz a una frustración casi universal con la privación de derechos económicos y políticos de tantos. Ofrece un contrapeso necesario a un sistema que agota la energía vital de la inmensa mayoría –el llamado 99%– generando enormes ganancias para un puñado de pocos, sin maximizar el verdadero potencial de creación de riqueza generalizada en nuestra sociedad. Mientras que nuestra práctica nos desafía a cultivar la compasión por el 100% de los seres humanos, sin vilipendiar a un "enemigo", nuestra práctica también nos llama a hacer frente a un sistema que causa un daño y desequilibrio tan claros.

Compartimos las reflexivas convocatorias para hacer frente al desempleo masivo, el cambio climático, la erosión de las redes de seguridad sociales, las infraestructuras en descomposición, los programas sociales y la educación, y los salarios, derechos y beneficios de los trabajadores.

Por otra parte, la estructura legal actual de las grandes corporaciones obliga a las personas a actuar con avaricia miope, actos por los cuales no son personalmente responsables. Si no se les anima a actuar con la consciencia de nuestra conexión con los siete mil millones de personas que comparten nuestra comunidad global, el tejido social de nuestra sociedad se desgarra por actos legalizadas de egoísmo y miedo. Estos actos se llevan a cabo en la sociedad humana, por entidades inhumanas, con estatus legal y político extrañamente otorgados por la gente, que no tienen capacidad de percibir o reaccionar adecuadamente a las repercusiones negativas de sus decisiones. El planeta entero paga el precio.

Más importante aún, creemos que el despertar individual y la transformación colectiva son inseparables. Para los miembros de las comunidades espirituales, la atención a la situación delante nuestro nos exige que participemos plenamente en la cultura y la sociedad en que vivimos. No vemos nuestro propio camino como una mera búsqueda individualista de la cordura y la salud, y creemos que sería irresponsable por nuestra parte enseñar a los estudiantes de las disciplinas de la mente/cuerpo que pueden desarrollar su practica aislados de la sociedad en que viven. Nos sentimos inspirados por el trabajo creativo e intelectual del "Occupy Movement" como una voz esencial para facilitar una base más compasiva y ecológicamente enraizada para la práctica.

El "Occupy Movement" ha vuelto a encender nuestra creencia de que es realmente posible la construcción de una cultura de no-daño, honestidad y respeto a todas las criaturas. Reconocemos nuestros errores humanos y sabemos que vamos a fracasar mil veces en nuestros esfuerzos para despertar. Hacemos el voto de hacer que nuestras prácticas y métodos de enseñanza estén más en consonancia con nuestros valores más profundos.

La codicia, la ira y la ignorancia que caracterizan nuestro sistema actual son incompatibles con nuestras obligaciones para con las generaciones futuras y nuestros valores más preciados de la interdependencia, creatividad y compasión. Hacemos un llamamiento a los maestros y profesionales de todas las tradiciones del despertar de la mente/cuerpo para participar de forma activa en la transformación de estás estructuras.»

Visita su web Occupy Samsara para sumarte, leer la carta original, ver vídeos...