Meditación Vajra Dakini para transformar la ira en sabiduría

(Cortesía del «Rubin Museum of Art», regalo de la Fundación Shelley y Donald Rubin. Vajra Dakini, detalle de «Mandala of the Fierce Black One Vajrayogini, Krodha Kali». Tíbet, siglo XIX, pigmentos en tela.)

Después de que Tamara, una ingeniera de software de 33 años, fuera acosada sexualmente por su jefe, decidió dejar su trabajo. Por miedo a represalias, no lo denunció. Pero cuando la presa se rompió a finales de 2017 con el movimiento #MeToo y decenas de mujeres presentaron historias como la suya, Tamara finalmente pudo sentir la ira que había tenido dentro durante tanto tiempo. Su enfado estaba justificado, pero también era retador porque era muy intenso y venía con mucho miedo. Ella me pidió ayuda y le recomendé que practicara la transformación de la ira en sabiduría a través de la meditación Vajra Dakini. Accedió a probarlo.

Tamara no estaba sola al sentir la fuerza de la ira reprimida que surgía en estos días. La ira puede ser una fuerza poderosa y necesaria para el cambio. Pero para usarla hábilmente, necesitamos métodos para transformarla. Esto requiere que estemos centrados y que creemos el cambio dentro de nosotros que conducirá a una acción sabia en el mundo.

La palabra para «dakini» en tibetano es khandro, literalmente «la que se mueve a través del espacio». La manifestación más importante de lo femenino en el budismo tibetano, una dakini puede aparecer como un ser humano o como una deidad. Es representada como feroz, rodeada de llamas, desnuda, bailando y usando adornos de hueso. Las dakinis son interesantes en el entorno actual, ya que vemos el aumento de la ira y la resistencia de las mujeres, porque aunque la poderosa fiereza femenina es una parte muy importante de la psique, ha sido reprimida y prohibida. La energía dakini nos permite tomar esa ira y transformarla en sabiduría y compasión feroz. La Vajra Dakini es una de las cinco dakinis que corresponden a las cinco familias de Buda: vajra (indestructible), buda (espaciosa), ratna (enriquecedora), padma (magnetizante) y karma (que logra). Cada familia representa la transformación de una emoción negativa en un tipo correspondiente de energía de sabiduría.

Las cinco familias de Buda existen dentro de un mandala, una plantilla circular de la mente despierta con cuatro cuadrantes y un centro. La familia vajra está ubicada en el cuadrante oriental del mandala. El color de esta familia es el azul del cielo otoñal, y su elemento es el agua. Su símbolo es el vajra, un cetro de mano con un núcleo esférico en el centro y cinco puntas que salen de cada extremo del centro, simbolizando medios hábiles indestructibles y la unión de los cinco budas masculinos y los cinco budas femeninos. Cada familia tiene una emoción obstructiva o un patrón afligido. Un patrón afligido es una estrategia que nuestro aferramiento al ego desarrolla para tratar de afirmarse a él mismo y a su seguridad. Estos incluyen patrones emocionales como ira, avaricia, orgullo y celos. El patrón afligido de la familia vajra es la ira, que se manifiesta como dureza, austeridad, frialdad y miedo. La sabiduría de la familia vajra es una sabiduría semejante a un espejo. El espejo es una metáfora importante en las enseñanzas budistas tibetanas: es un símbolo de la naturaleza de la mente. Un espejo refleja todo, pero no se ve alterado por lo que refleja y no juzga esas reflexiones. Si la mente es como un espejo, no está condicionada por lo que aparece frente a ella. Cuando estás en la sabiduría de espejo de la familia vajra, hay claridad sin la fría crueldad de la ira; hay claridad con compasión. El estado de sabiduría como un espejo es, de hecho, la misma energía que se manifiesta como ira, pero con la batalla del aferramiento del ego eliminada. Cuando se libera la batalla, la sabiduría de la energía vajra pura está allí donde siempre ha estado, sin la presión de la lucha del ego para mantener su base. De esta manera es como el oro, que es casi irreconocible en su estado bruto, pero emerge puro cuando se purifica de la escoria.

Meditación Vajra Dakini

Para transformar la ira en una sabiduría semejante a un espejo, se puede practicar una meditación en la cual se encarna a la Vajra Dakini. Aunque es mujer, todos los géneros pueden hacer la práctica dakini. Sin embargo, hay que tener en cuenta que esta meditación sirve como introducción a las dakinis y al mandala de la tradición budista tibetana Vajrayana; no es un sustituto de la transmisión tradicional a través del empoderamiento (wang), lectura (lung) y explicación (tri) de un maestro autorizado.

• Comienza sentándote sobre un cojín con las piernas cruzadas o en una silla. Cultiva la intención de hacer esta práctica para el beneficio de todos los seres.

• Comienza pensando en un momento en que estabas enojado o irritado. Tómate un momento para recordar los detalles de ese evento y quizás los sentimientos de temor y humillación que a menudo acechan bajo la ira.

• Ahora nota dónde sientes la ira en su cuerpo.

• Luego, emite la sílaba semilla de la Vajra Dakini, que es HA, lentamente para que reverbere en tu cuerpo, como si estuvieras dirigiendo el sonido dentro de tu cuerpo en lugar de proyectarlo. Visualiza este sonido que emana del chakra de tu corazón en el centro de tu pecho. Acompañando al sonido, luz azul irradia desde tu corazón y penetra en la sensación de ira en tu cuerpo.

• Repite el HA tres veces en voz baja, dejando que el sonido fluya durante toda la duración de una exhalación completa. Tu cuerpo se convierte en el cuerpo de la danzante Vajra Dakini azul, que emana sabiduría como un espejo.

• Date cuenta del momento de la transformación, cuando la sensación de ira se disuelve en la luz azul y te conviertes en la Vajra Dakini, que es pura luminosidad azul.

• En tu mano derecha levantada, sostienes la navaja en forma de media luna (trigug), que representa el cortar a través de la fijación sujeto/objeto.

• En tu mano izquierda, sostienes una copa de cráneo (kapala) en tu corazón, un símbolo de impermanencia, un caldero de transformación. Tu pierna derecha está levantada y tu pierna izquierda extendida en la postura de baile.

• Sostienes el bastón khatvanga en el pliegue del codo izquierdo. Este bastón simboliza el «consorte oculto». Es el masculino interno del dakini, y en la parte superior del bastón hay un vajra que simboliza el falo. El bastón es una metáfora interesante, ya que puede servir para múltiples propósitos: como una vara de campaña, una lanza protectora o un bastón. Con eso, ella tiene el poder de estar sola; ha internalizado lo masculino.

• Tómate un momento para sentir el apoyo de tu bastón khatvanga, tu masculino interior y la sensación de sostener el cuchillo ganchudo y la copa de cráneo.

• Siente la sabiduría semejante a un espejo –claridad sin lucha– emanando de ti tan intensamente que crea llamas ardientes de sabiduría alrededor de tu cuerpo.

• Cuando tengas la sensación de encarnar a la Vajra Dakini, imagina que tu yo normal aparece enfrente de ti, atrapado en la ira.

• Observa tu yo normal desde el punto de vista de la Vajra Dakini.

• Entonces, como Vajra Dakini, imagina que te estás alejando; cuando vuelves, estás sosteniendo un regalo para tu yo ordinario.

• Como Vajra Dakini, ofrécele este obsequio a tu ser ordinario y explícale el significado del obsequio y por que lo haces.

• Entonces, tu yo ordinario le pide a la Vajra Dakini una frase esencial que le ayudará a trabajar con la ira, como «muévete, juega y conoce que puedes crear cambios a través de la claridad».

• Como Vajra Dakini, responde, ofreciendo una frase esencial –solo unas pocas palabras– un recordatorio de cómo transformar el enojo en sabiduría como espejo.

• Ahora pronuncia nuevamente la sílaba HA con una exhalación larga, y tu cuerpo azul luminoso se disuelve desde la parte superior e inferior en tu corazón, hasta que solo queden el sonido y una esfera azul de luz. Eventualmente, eso también se disuelve.

• Descansa en la conciencia abierta que aparece después de la disolución.

• Disfruta de la claridad hasta que los pensamientos discursivos comiencen a surgir nuevamente. Luego dedica mentalmente el mérito –la acumulación de energía positiva que se ha acumulado a partir de la meditación– imaginando que se extiende desde ti para beneficiar a todos los seres.

• Tómate un momento para anotar el regalo y su significado, así como la frase esencial.

Puedes hacer esta práctica de ira de una forma abreviada «a la carrera» –por ejemplo, cuando estás en una reunión y alguien desencadena tu enfado o cuando recibes un correo electrónico irritante. Simplemente cierra los ojos, siente la ira, y luego haz sonar la sílaba semilla HA, imaginando que la luz azul se extiende a través de tu cuerpo y que surge una sabiduría semejante a un espejo. Si estás en un lugar donde no puedes pronunciar la sílaba semilla en voz alta, imagina el sonido y la luz que se expanden por tu cuerpo.

Lama Tsultrim Allione es la fundadora de la organización budista internacional Tara Mandala y autora de Alimentando tus demonios y Wisdom Rising.

>La meditación de las mujeres desagradables (primera parte)

Alimentando tus demonios

Antigua sabiduría para resolver tus conflictos internos

Tsultrim Allione

(Descárgate un fragmento aquí)

Para saber más sobre las dakinis:

El Libro Tibetano de los Muertos

Gyurme DorjeGraham ColemanThubten Jinpa

(Descárgate un fragmento aquí)