No creas todo lo que piensas

Bodhidharma se sentó nueve años en Shaolin delante de la pared, sin hablar.

Durante esos nueve años no creyó ni una sola cosa que entró en su mente.

Una transmisión especial fuera de las escrituras;
Sin dependencia de las palabras y las letras;
Que apunta directamente a la mente del hombre;
A ver en la propia naturaleza y alcanzar la Budeidad.

Bodhidharma