Paul Allen: un hombre de ideas

Paul Allen, cofundador de Microsoft, acaba de publicar unas interesantes memorias bajo el título Idea Man: A Memoir by the Cofounder of Microsoft. Como ha ocurrido también con Apple, los personajes más vivos suelen pasar a un segundo plano cuando han sido los genios en ambas empresas, como es el caso de Paul Allen en Microsft y Steve Wozniak en el de Apple, aunque para el público en general están a la sombra de Bill Gates y Steve Jobs respectivamente. Es lo que tienen los genios que se preocupan poco por las relaciones públicas.

Curiosamente, tanto Allen como Wozniac son grandes aficionados al rock y se formaron en el marco de la filosofía hippie más contracultural y viva.

En la autobiografía de Paul Allen, Bill Gates no sale muy bien parado, como ocurría con Steve Jobs en la de Steve Wozniak. Paul Allen, tras superar un cáncer, ha iniciado un extraordinario proyecto, tan importante como el del genoma humano, el conocido como el Allen Brain Atlas con el que pretende cartografiar en detalle el cerebro. Hombre inquieto, ha dejado su marca en numerosos campos que van de la aviación al deporte, pasando por el rock y la filantropía más auténtica. Gracias a él la familia de Jimmy Hendrix pudo recuperar el control sobre las obras maestras del mago de la stratocaster (alguna de las fender de Hendrix las posee Allen, un guitarrista consumado que disfruta haciendo jams con los mejores guitarristas del universo).

Es extraño que un hombre tan privado como Paul Allen se haya decidido a hacer su autobiografía sin tener ninguna necesidad para ello. Un libro excelente que no solo nos confirma que los ricos también lloran, sino que son capaces de explorar terrenos que pueden ampliar la libertad y el bienestar de la mayoría.

Podéis leer una completa entrevista aquí.

Y nuestra recomendación para adentrarse en el fascinante mundo de los mapas cerebrales: El mandala del cuerpo, de Sandra y Matthew Blakeslee.