Qué me ha aportado el «Viaje al mundo de Nisargadatta Maharaj»

Qué me ha aportado el Viaje al mundo de Nisargadatta Maharaj

«Sentí que era arrastrado literalmente hacia India». Con estas palabras, escritas en las primeras páginas de Viaje al mundo de Nisargadatta Maharaj, Antonio Plana invita al lector a acompañarle en su experiencia iniciática en pos de la figura de Nisargadatta, su obra I Am That (Yo soy eso) y el linaje o sucesión de maestros relacionados con él.

Un primer comentario acerca de la lectura de su libro es que, exceptuando algunos de los contenidos dedicados a los diferentes maestros, supone una lectura amable que te acerca a ese particular mundo de Nisargadatta, todo ello aderezado con las anécdotas que describe el autor a lo largo de la narración.

Se trata de un libro «no apto» para todos los públicos y, en un porcentaje alto, podría incluso llegar a aburrir a quienes lo lean si no están familiarizados o interesados en prácticas como la meditación y la búsqueda espiritual en las que las enseñanzas provenientes del budismo tengan protagonismo.

Una cuestión que encuentro interesante es la descripción de algunos hechos históricos ligados a los principales protagonistas de la narración de Plana e incluso a sus propias experiencias místicas. De hecho, en parte del libro, hay un paralelismo entre lo escrito sobre la saga Nisargadatta y algunos hechos históricos y/o conexiones con personajes de la talla de Gandhi, Nehru, Dalai Lama o Mao Tse Tung, entre otros.

En ese sentido, en uno de los capítulos, dedicado al editor de I Am That, Maurice Frydman, habla de las relaciones que este mantenía con Krishnamurti o Gandhi, con el que fue testigo y partícipe del movimiento de liberación nacional. También cita su especial relación con Nehru, con quien se veía a menudo en los tiempos en que el Dalai Lama pidió asilo político a India. Y hace una breve descripción histórica de algunos momentos vividos por Frydman con citas a la Primera y Segunda Guerra Mundial, por ejemplo.

También me parece interesante el paralelismo que hay entre algunas de las enseñanzas que proponen los maestros y el mensaje crístico, como en este fragmento de una de ellas: 

«Los demás se comportan con nosotros como nosotros nos comportamos con ellos. El amor engendra amor; la ira, el esnobismo y la indiferencia son pagados con la misma moneda. A su vez el desprecio y el engaño generan la misma reacción. Recibirás lo que des. Deleita a otros y te deleitarás a ti mismo. Causa dolor a otros y te dolerá a ti. Es por eso por lo que tu acción lleva a la reacción correspondiente».

En cuanto a la figura del propio Nisargadatta y el efecto que producía entre quienes asistían a sus charlas o celebraciones, estas son algunas de las sensaciones que tuvo Jean Dunn, editora de escritos del maestro, ante su presencia: «Parece ser una persona común y corriente, igual que tú y que yo, por un tiempo muy corto. En seguida entiendes que, por increíble que parezca, es un ejemplo vivo de que PUEDE HACERSE, ¡DEBE HACERSE! El valor se renueva, la mente se aquieta, y hay una sensación de bienestar, de felicidad». 

Por todo ello, Viaje al mundo de Nisargadatta Maharaj me ha dejado un buen sabor de boca, con las objeciones hechas al inicio de este escrito.

Su lectura, además, me ha dejado una serie de «perlas», de frases pronunciadas por diferentes maestros o protagonistas de la narración de Antonio Plana, que llaman a la reflexión y considero vale la pena desgranar a continuación siguiendo la secuencia de lectura del libro.

–«Lo importante es actuar y vivir de todo corazón, es decir, sin beneficio para el ego ni el intelecto».

–«Cuando uno encuentra un maestro realizado, ha de entender que todas sus palabras proceden de lo absoluto y no del razonamiento lógico-deductivo».

–«La vida diaria es considerada la vía para la realización porque permite practicar mejor con emociones tales como el apego o la identificación con lo externo».

–«Lo supremo, la realidad última, está en uno mismo».

–«La verdad es muy simple: tú no eres el cuerpo y el ego es irreal, eso es todo».

–«Aquellos que se sienten cualificados se convertirán en gurús por sí mismos. No es posible designar a alguien, ya que solo uno mismo puede saber si ha entendido completamente y está en posición de enseñar a otros. Solo cuando la llamada interior se produjese, uno tenía que asumir el rol de enseñar».

–«Uno ha de ser su propio maestro y no depender de algo externo».

–«Un significado sencillo es que la Realidad Última es el maestro definitivo, absoluto, y uno ya "es" la realidad absoluta».

–«Para ser mi propio maestro tenía que preguntarle a mi gurú interno, hacerle hablar conmigo».

–«Sé práctico, cumple con tus obligaciones y cuida de tu familia. Ocúpate de los pensamientos que te sirven y no prestes atención a los que no te sirven. Pero, sobre todo, no te subestimes».

–«Antes de la existencia no había nada. Tras dejar el cuerpo no quedará nada. Uno ha de someterse a una estricta disciplina de meditación, no luchar contra la mente, el ego y el intelecto. Es un hecho evidente que tú no eras el cuerpo, no eres el cuerpo y no seguirás siendo el cuerpo cuando lo dejes. En este mundo ilusorio todo es ilusión».

–«La espiritualidad no puede ser tomada de un modo casual. Ahora eres el arquitecto de tu propia vida espiritual».

–«El ego siempre ofrece algo apetitoso, pero en las últimas etapas se ha de soltar todo hasta un punto que nunca imaginamos que hubiese que soltar».

–«Las cosas no son hechas por uno ni para uno, simplemente suceden».

(Jesus Llamazares)

Descárgate un fragmento de Viaje al mundo de Nisargadatta Maharaj