Viaje a Isla Tortuga XIV

Woodstock: ¿final de trayecto? (I)

Otra nueva crónica desde Isla Tortuga, por Fernando Pardo. Publicada en la Revista Cáñamo número 142. Como siempre, agradecemos a la redacción de Cáñamo el poder publicar estas crónicas en nuestro blog.

Recientemente se ha celebrado el 40 aniversario del Festival de Woodstock. La efeméride se ha visto reflejada en los medios de comunicación de todo el mundo con diversa fortuna, pero en la mayoría de los casos bajo el prisma del periodismo actual de poca sustancia y desinformación, por lo que se han repetido constantemente los mismos clichés y lugares comunes. En el caso de nuestro país ha rozado lo penoso (tanto en medios escritos como en radio y televisión). Tal vez lo más positivo haya sido que en Estados Unidos han aparecido diversos libros interesantes sobre el evento. Algunos con muchas ilustraciones y memoralia y otros que dan una buena información sobre el festival. Según mi opinión los dos mejores son: The Road To Woodstock (from the man behind the legendary festival) de Michael Lang y Holly George-Warren, y Back to the Garden: The Story of Woodstock de Pete Fornatale, con un prólogo entusiasta de Country Joe McDonald. La celebración ha servido también para que finalmente aparecieran todos los archivos sonoros del Festival en un interesante pack que recopila la música en 10 cds, o la serie The Woodstock Experience, que incluye dos cds de los grupos que tocaron en Woodstock, uno oficial de la época y su actuación en directo en el festival, que ha ofrecido entregas muy interesantes como la de Johnny Winter, la de Jefferson Airplane o la de Janis Joplin. También podemos congratularnos por la nueva edición de la película en cuatro dvs con material inédito y el estreno de la divertida cinta de Ang Lee, Taking Woodstock.

Posiblemente uno de los homenajes más cálidos y simpáticos a Woodstock que se ha hecho en nuestro país haya sido el de mi hermano J. en su mítico local La Traviesa de Torredembarra (Tarragona) que en dos largos fines de semana ofreció diversos free concerts (marca de la casa), pasó la película en una pantalla gigante en el jardín de La Traviesa, así como otro material relacionado, y también tuvo la peregrina idea de invitarme a dar una charla sobre que significó Woodstock. Teniendo en cuenta que tras mi conferencia actuaba un grupo que, con mucha gracia y talento, hacía versiones de los Doors, decidí no alargarme mucho. Para mi sorpresa la gente mostró un gran interés y al finalizar muchas personas me confesaron que les hubiera gustado que mi charla hubiera sido más extensa, por lo que he decidido dedicar las líneas que vienen a continuación a retomar el tema de mi charla en La Traviesa con algunas variantes. Sirva también como homenaje a J. y a La Traviesa, que contra viento y marea lleva más de treinta años haciendo conciertos gratuitos. Es paradójico que un local que presenta cada semana música en directo (de forma totalmente gratuita) en lugar de estar subvencionado, por su labor cultural, por el ayuntamiento, la SGAE etc, tenga que luchar continuamente con temas de permisos, horarios etc. Pero J., en el espíritu de Woodstock (o mejor sería decir pre-Woodstock) sigue tozudamente en la brecha. Como también lo ha hecho en su faceta de ecologista militante, presente en todas las batallas para preservar el litoral etc. y cuya generosidad y mentalidad abierta han sido imprescindibles para que en Torredembarra haya uno de los mejores Centros Zen del país. ¡Un abrazo brother!

Seguir leyendo...

Anteriores:

Viaje a isla tortuga (I)

El cerebro expansivo: Neurociencias, mística y enteógenos (II)

Reflejos del alma. El revolucionario descubrimiento de las neuronas espejo (III)

Psicología evolucionista: la ciencia del culebrón (IV)

Canadá Trip. El nacimiento de la psiquedelia (V)

El té lisergico de las cinco: LSD (VI)

El té lisergico de las cinco (II): La política del éxtasis (VII)

Neuroteología: neuronas divinas o estafa cósmica (VIII)

Neuroteología (II) ¿Verdad incómoda o mentira cómoda? (IX)

El Buda cuántico (X)

Genes 0.1 (XI)

Genes 0.2 (XII)

El espejismo de la psiquiatría (XIII)